Cuando llega el verano siempre nos hacemos la misma pregunta… ¿A qué temperatura debería poner el aire acondicionado? ¿Es mejor mantener siempre el aire encendido en vez de encenderlo y apagarlo? ¿Cómo puedo reducir el consumo del aire acondicionado?

Vamos por partes… primero expliquemos, de forma sencilla, cómo funciona un aire acondicionado:

 

El aire se compone principalmente de 2 unidades: una interior y otra exterior.

El Split (unidad interior del aire acondicionado) recoge aire el caliente del interior de la estancia y lo transporta por un circuito que contiene gas refrigerante. De esta manera el aire caliente se enfría.

El contacto del aire caliente con el circuito refrigerante hace que el gas incremente su temperatura y para reducirla, el gas circula por otro conducto que llega al exterior. Aquí encontramos otra unidad (condensador/ compresor) que enfría el gas para volverlo a transportar al interior de la vivienda.

 

Entonces… ¿A qué temperatura debo configurar el aire acondicionado?

Lo ideal sería entre 24ºC y 27ºC e intentar nunca superar una diferencia con el exterior de 12ºC. No sólo por el consumo energético si no porque la salud se ve resentida con el contraste de temperatura.

Debemos tener en cuenta que por cada grado que bajemos en el aire acondicionado, el consumo energético se incrementará entre un 7% y un 8%.

Aquí es donde vemos realmente la utilidad de disponer de una vivienda bien aislada térmicamente y con un sistema de climatización eficiente.

En Quality nos preocupamos por el medioambiente y por la economía familiar. Nuestras promociones disponen de un Certificado Energético Clase “A” gracias a que están dotadas de Aerotermia y recuperación de calor (entre otros). De esta manera se puede reducir el consumo energético  entre un 30-40%.